Desnudo

© VEGAP. Madrid, 2015 © COLECCIONES FUNDACIÓN MAPFRE

Ángeles Ortiz, Manuel

Jaén, 1895
París, 1984


Desnudo

1923


TÉCNICA

grafito y tinta sobre papel

MEDIDAS

Medida papel: 28,5 × 65 cm (11 1/4 × 25 9/16 in.)

INVENTARIO

FM000243

CLASIFICACIÓN GENÉRICA

Dibujo

DESCRIPCIÓN

En uno de sus emotivos escritos autobiográficos, Manuel Ángeles Ortiz recordó de esta manera el punto de partida de su trayectoria como artista en la capital francesa: «Yo llegué a París en noviembre del año 1922, con una carta presentándome a Picasso que en Granada me dio el músico Manuel de Falla. No venía a París con idea de quedarme; pero con el impacto que se abrió a mis ojos, conocer a Picasso, ver su obra, más un Montparnasse abigarrado, enmarañado en una vida artística fenomenal, me agarró frenéticamente y decidí quedarme […] cuando llegué, como movimiento, el cubismo ya era entonces el poscubismo y Picasso hacía aquellas figuras monumentales neoclásicas» (Archivo Manuel Ángeles Ortiz, MNCARS, Madrid).
Efectivamente, el encuentro con Picasso y con la efervescencia del Montparnasse de los felices veinte cambiaron de forma decisiva la trayectoria Ángeles Ortiz. En 1920, el pintor había realizado dos excelentes piezas de acento postimpresionista: Bodegón del abanico y Retrato de José Fernández Montesinos. Pero en 1921 están datados dibujos y acuarelas de tónica expresionista y de 1922 es el conocido cartel para el primer Concurso de Cante Jondo, pieza singular en su producción, sobre todo por el carácter ultraísta o barradiano de la obra. Sin dejar a un lado las noticias sobre el arte de vanguardia que pudieran comentarse en la tertulia granadina de El Rinconcillo, a la que Ángeles Ortiz asistía, las referencias expresionistas pudieron llegar a conocimiento del pintor a través de su relación con Bores y Cossío en el estudio de Cecilio Pla, mientras que las barradianas surgieron, sin duda, a través del contacto personal con el uruguayo. En cualquier caso, más relevante que estos datos acabaría siendo el hecho de que, en los veranos de 1919 y 1920, el pintor conociera y tratara en Granada a Manuel de Falla y a Daniel Vázquez Díaz. Ambos, sin duda, hubieron de transmitirle la compleja actualidad del Movimiento Moderno en la posguerra europea.
Al volver a París en 1922, Ángeles Ortiz pudo comprobar in situ que la dicotomía entre la pervivencia del cubismo y la emergencia del nuevo clasicismo definía la situación francesa. Por la correspondencia entre el artista y Manuel de Falla sabemos que la sintonía entre él y Picasso fue inmediata. Es más, Picasso, en un gesto poco habitual, decidió apadrinarle y ejercer de maestro. Con el desnudo femenino como tema, Picasso recomendó a Manuel Ángeles Ortiz que realizara dibujos en los que ejercitara, simultáneamente, la manera cubista, la del nuevo clasicismo y la interrelación entre ambas. La vinculación entre cubismo y nuevo clasicismo quedaba, de este modo, al descubierto. Manuel Ángeles Ortiz aceptó la prueba y la superó, a juicio del propio Picasso, con resultados sobresalientes.

El episodio descrito ocurrió entre finales de 1922 y principios de 1923, y el Desnudo que nos ocupa se encuadra, sin duda, en él. Se trata de una pieza a la manera del nuevo clasicismo, en la que la simplificación de las formas, el potente perfilado y el poderoso volumen que crea el sombreado no hubiesen sido posibles sin un trabajo paralelo a la manera cubista; aunque también es evidente que todas estas premisas de ejercicio formal quedan desbordadas por la sensualidad de la figura, aspecto este último que, a buen seguro, hubo de complacer tanto a Manuel Ángeles Ortiz como al propio Picasso. La relación entre cubismo y nuevo clasicismo se mantuvo en la obra de Manuel Ángeles Ortiz hasta aproximadamente 1926, momento en el que la sensibilidad del pintor, como la del propio Picasso, comenzó a situarse en terrenos cercanos tanto a la abstracción cinética como a lo surreal.

[Eugenio Carmona]

INSCRIPCIONES / LEYENDA

Firmado y fechado en la parte inferior.

BIBLIOGRAFÍA

BONET, Juan Manuel et al., Manuel Ángeles Ortiz. Granada, els indrets viscuts, cat. exp. Mataró, Patronato Municipal de Cultura de Mataró, 1998.
Manuel Ángeles Ortiz, cat. exp. Madrid, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, 1996.
Manuel Ángeles Ortiz, exposición homenaje, cat. exp. Madrid, Museo Español de Arte Contemporáneo, 1980.
RODRIGO, Antonina, Memoria de Granada: Manuel Ángeles Ortiz, Federico García Lorca. Barcelona, Plaza & Janés, 1984.
RODRIGO, Antonina, Manuel Ángeles Ortiz, cat. exp. Jaén, Diputación Provincial, Caja de Ahorros, 1989.
ROMERO, Yolanda, Manuel Ángeles Ortiz: gráfica, cat. exp. Granada, Diputación Provincial, 1993.
SERRANO PLAJA, Arturo, Manuel Ángeles Ortiz. Buenos Aires, Poseidón, 1945.

FECHA DE INGRESO

2000

PROCEDENCIA

Colección del artista, París / Galería Guillermo de Osma, Madrid
VER TODAS LAS OBRAS

COMPARTIR Y DESCARGAR

  • Link